Webminar en el Ateneo Mercantil

 

(Fotos: M. Guallart/AVAN)

 

El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, presidió ayer una eucaristía con el Capítulo de los Caballeros Jurados de San Vicente Ferrer que tuvo lugar en la capilla del Palacio Arzobispal.

A la ceremonia, que cada año organizan los Caballeros Jurados como "acto de fraternidad en fechas cercanas a la Navidad",acudieron todos los miembros de la entidad, así como sus familiares, según ha indicado a la agencia AVAN el lugarteniente general del Capítulo, José Francisco Ballester-Olmos.

Al término de la eucaristía, los participantes "rindieron homenaje al que fuera lugarteniente general del los Caballeros Jurados, Ignacio Carrau" y posteriormente, mantuvieron una tertulia con el prelado, ha añadido.

La ceremonia de ayer "es una muestra del vínculo que existe entre el Capítulo y la diócesis de Valencia, así como con su pastor", según Ballester-Olmos, quien ha añadido que los Caballeros Jurados de San Vicente Ferrer "forman parte de la vida y la acción de la Iglesia valentina".

El Capítulo de Caballeros Jurados de San Vicente Ferrer fue constituido en el año 1966 con el fin de propagar el culto y la devoción al santo valenciano e "impulsar la pervivencia de la profunda huella que el gran dominico dejó en Valencia y en las otras tierras de Europa". Entre los objetivos principales del Capítulo figuran los de promocionar la investigación de la vida y obra de San Vicente Ferrer, así como impulsar la consecución del título de Doctor de la Iglesia Universal.