Ha fallecido nuestro Hermano de Capítulo, el Hble. Caballero Excmo. Sr. D. Domingo de Guzmán Guía Calvo, -padre del también Hble. Caballero y Conseller del Capítulo Ilmo. Sr. D. Guzmán Guía Llobet-, que otorgó su Juramento e ingresó en el Capítulo con el título CXXII el día 11 de abril de 1994, siendo apadrinado por los Hbles. Caballeros Excmo. Sr. D. Ignacio Carrau Leonarte e Ilmo. Sr. D. Pedro Catalán Hurtado (q.e.p.d.). Durante muchos años ejerció como Escrivá la Secretaria General del Capítulo en el tiempo de la brillante ejecutoria de D. Ignacio Carrau como Lloctinent General.

Nacido en Valencia el 18 de julio de 1936, Guzmán guía estaba casado y era padre de cuatro hijos. Ejemplar caballero, esposo, padre, hermano, hijo y abuelo, muchas son las actividades que marcaron su vida, durante la cual cuatro grandes amores compartieron su corazón y su generoso ánimo: su familia, la Abogacía, Valencia y Segorbe.

Guía estudio Bachillerato en el Colegio de los Dominicos de Valencia de la Gran Vía Marqués del Turia. Licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia, la abogacía se convirtió en su gran pasión. Su amor por la profesión, que él consideraba de hombres buenos, le llevó a desempeñar distintos cargos institucionales en el Colegio de Abogados de Valencia: Diputado de 1975 a 1980, Secretario de 1981 a 1987 y Decano de 1988 a 1993, siendo reconocido por sus compañeros como un hombre conciliador y justo. Fue Académico de Número y Presidente de la Real Academia Valenciana de Jurisprudencia y Legislación y posteriormente Presidente fundador del Consejo Superior de Colegios de Abogados de la Comunidad Valenciana, Consejero de la Mutualidad de la Abogacía, Consejero del Consejo General de la Abogacía Española y Académico Correspondiente de la Real Academia de San Carlos

Fue distinguido con  distintas condecoraciones como las Cruces de Primera y Segunda Clase y el Gran Collar de la Orden de San Raimundo de Peñafort al Mérito Jurídico, la Medalla de Oro de la Ciudad de Segorbe y la Gran Cruz al Mérito de la Abogacía Valenciana, entre otras. En Segorbe, ciudad de la cual su familia es de antigua prosapia y para la que siempre guardó el mayor de los cariños, tuvo, entre otros cargos y dignidades, los de Clavario y Secretario de la Cofradía del Cristo de San Marcelo.

Nunca dejó Guzmán Guía de participar activamente en la vida social de la ciudad de Valencia -su otro gran objeto de cariño-, formando parte de cuantas instituciones se le llamó a colaborar en orden a fomentar sus valores y su historia. Fue Lugarteniente Mayor de la Real Hermandad de Caballeros de Santa María del Puig y Caballero del Capítulo del Centenar de la Ploma, y por su condición de ferviente católico desarrolló su labor de ejemplo y apostolado en diversos ámbitos, principalmente en el de la defensa de la familia, como Vicepresidente de AVAFAM. Además de Escrivá del M.I.V.M.L. Capítulo de Caballeros Jurados de San Vicente Ferrer, nuestro ilustre y llorado Hermano de Capítulo fue Presidente de la Asociación de Juristas Católicos de Valencia, Caballero de la Cofradía del Santo Cáliz de la Ultima Cena de Valencia y miembro de la Cofradía de la Virgen de la Cueva Santa de Valencia.

Cristianamente, de la misma manera que ha recorrido su intensa vida, Guzmán franqueó el largo trayecto de su enfermedad y se ha despedido de nosotros. Constante, tranquilo y paciente, ha culminado las diferentes tareas que se propuso realizar, mostrándonos y explicándonos con su ejemplo sus hondas convicciones. A sus amigos y compañeros del Consell del Capítulo nos enseño que mucho más importante que las metas, son las sendas que nos llevan a ellas, y que la función común de todos nuestros trabajos debe consistir en siembras para un futuro trascendente.

En su vida Guzmán no sólo ha mostrado una insaciable avidez de conocimiento jurídico, y humanístico, sino también una necesidad irrenunciable de soñar manteniendo un sabio equilibrio entre la profesión, la cultura y la fe. Guía era un ser admirable y, sobre todo, admirador. Da la impresión de que estaba permanentemente asomado a esa ventana que nos abre la posibilidad de fijarnos y de apreciar las cosas buenas y de participar en los aspectos más positivos de nuestra corta existencia.

El Lloctinent General, el Consell de Cavallers y con ellos todo el Capítulo de Caballeros Jurados de San Vicente Ferrer hace llegar sus condolencias a su esposa Dña. Nuria Llobet y a sus hijos y eleva al Cielo su gratitud por habérsele concedido el privilegio de la presencia de Guzmán entre nosotros para que fuera ejemplo y maestro.