Webminar en el Ateneo Mercantil

Queridos hermanos del Capítulo:
 
En estos tiempos difíciles, mantenemos la estrecha relación con la Diócesis de Vannes, que en estos momentos se refleja con mayor fuerza en la comunión en la oración y en la Eucaristía.
 
Y es en esta línea que la Diócesis de Vannes, que comparte nuestras oraciones, nos comunica, para que nos unamos a las suyas, la plegaria que encontraréis a continuación, elevada por el Obispo Raymond Centène, y en que extiende a la salvación del resto de los humanos su rogativa por los bretones.
 
La plegaria, que hemos traducido al castellano para nuestra mejor interiorización, podéis encontrarla en su versión original en francés en la dirección http://www.saintvincentferrier-vannes.com/
 
 
“ 5 de Abril 2020 : 600 + 1 aniversario de su muerte en Vannes,
Súplica a San Vicente Ferrer de cara a la Pandemia del COVID 19
(composición realizada por el Convento de los Dominicos de Rennes en colaboración con la Parroquia Saint-Pierre Cathédrale de Vannes, meditada por Monseñor Centène en este domingo de Ramos 2020)
 
Queridos Hermanos y Hermanas,
 
En los tiempos dolorosos de incertidumbre y de pandemia que vivimos, dirijámonos al que ha sido enviado por Dios, hace ahora un poco más de seis siglos, para dar de nuevo la esperanza a nuestros padres: San Vicente Ferrer.
Escuchemos su promesa y fortifiquemos nuestra esperanza mediante un testimonio.
 
He aquí la promesa que nos hizo San Vicente:
“Bretones,
Seré vuestro abogado ante el Tribunal de Dios,
Nunca cesaré de implorar Su misericordia hacia vosotros
y os lo prometo,
siempre y cuando no os desviéis de lo que yo os he enseñado.”
(San Vicente Ferrer en Vannes, algunos días antes de su llamada a Dios el 5 de abril de 1419)
 
He aquí el testimonio del 105º testigo en el proceso de beatificación de Vicente:
“Jeanette, esposa de Jean Guerennic, cultivador de la parroquia de Séné , de treinta y ocho años de edad, cuenta que su marido, el primer sábado de cuaresma último (1453), contrajo la peste durante algunos días.
Recibió los sacramentos de la Eucaristía y de la Extremaunción: habían perdido la esperanza de su curación.
Un ruego que ella hizo al Maestro Vicente procuró a aquél la salud, aunque todavía conservó una gran debilidad durante siete semanas.”
 
Así, confiando en la promesa de intercesión de san Vicente, seguros de su amistad en el Cielo en nuestro favor, nos dirigimos a él:
 
San Vicente,
Mira a tu pueblo que te suplica.
Tú has devuelto la esperanza de Salud a nuestros padres, volviéndoles hacia nuestro Salvador Jesucristo.
Tú que has acompañado tu predicación de numerosos signos deslumbrantes,
Tú que, tras tu muerte, has mostrado que tu promesa de interceder por los Bretones no era vana,
Queremos pedirte que presentes nuestras oraciones a Dios, que sostengas nuestra esperanza.
(para los que puedan, se pueden arrodillar y volver a dar el sentido etimológico al término de “suplicar”= pedir doblando la rodilla).
Intercede, oh glorioso San Vicente, para que el pueblo de la diócesis de Vannes, de Francia y del mundo entero
sea liberado del azote de la epidemia del Covid-19.
Fortalece a quienes nos curan. Guía a nuestros dirigentes, como lo hacías en tu época.
Hace un año te manifestábamos nuestra fiel devoción.
Permite que podamos continuar nuestra misión en la Tierra en la Fe, la Esperanza y la Caridad.
Ayúdanos a vivir las fiestas de Pascua en la alegria de tener un Salvador, Nuestro Señor, Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, que vive con el Padre y el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.
Amén.
 
 
Foto: Manolo Guallart