Webminar en el Ateneo Mercantil

act-ins-2015Foto: Manolo Guallart / AVAN

El pasado día 23 de marzo tuvo lugar el capítulo extraordinario y el Acto Institucional de nuestro Muy Ilustre, Virtuoso, Magnífico, y Leal Capítulo de Caballeros Jurados de San Vicente Ferrer en la parroquia castrense de Santo Domingo en el que prestaron juramento tres nuevos Caballeros y se entregaron las Medallas de Oro del Capítulo.

Los tres nuevos Caballeros Jurados que prestaron juramento son el Notario D. José María Carrau Carbonell, el Tte. Coronel y Cronista del Reino D. Miguel Aparici Navarro y el Licenciado en Derecho D. Juan Francisco Barberá Puente, mientras que las Medallas de Oro se entregaron al clavario director del Colegio Imperial de Niños Huérfanos de San Vicente Ferrer Rvdo. Sr. D. Jose Ignacio Llópez Guasp y al Presidente de la Fraternité Saint-Vincent-Ferrier de Vannes (Francia) Dr. Guy-Claude Roman Morant -al que, al no poder viajar a Valencia por motivos de salud, se le impondrá en otra ocasión-.

Presidieron el Cardenal Antonio Cañizares, Arzobispo de Valencia y el Teniente General Jefe del Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad, Excmo. Sr. D. Rafael Comas Abad, Presidente de Honor del Capítulo, que estuvieron acompañados por nuestro Capellá Major D. José Castillo y el Capellán Castrense D. Ramón Canseco.

Pronunciaron parlamentos D. José María Carrau Carbonell en representación de los nuevos Honorables Caballeros y de los condecorados, el Lloctinent General Prof. Ballester-Olmos, el Teniente General Excmo. Sr. D. Rafael Comas y el Sr. Cardenal D. Antonio Cañizares.

Entre otras personalidades estuvieron presentes la Honorable Clavariesa de las Fiestas Vicentinas, autoridades militares, el Presidente de Lo Rat Penat, el Decano de la Real Academia de Cultura Valenciana, los Delegados de las Órdenes Militares y corporaciones nobiliarias, los vicepresidentes de la Junta Central Vicentina y los presidentes, miembros de las juntas de gobierno, Clavarios y Reinas de las asociaciones vicentinas. Numerosos invitados, familiares de los Honorables Caballeros, y amigos de la familia vicentina llenaron el templo.

Tras la ceremonia fue servida una cena-cóctel en el Salón del Trono de la antigua Capitanía General.